martes, 7 de abril de 2015

Luis Federico Arias: “En la Morgue de La Plata encontramos un espanto, una situación macabra”

Por Hugo Ruano Y Carla Lujan Di Biase
Entrevista al juez Arias sobre la causa originada en el 2 de abril del 2013


Mañana 1390: Comprenderá que estamos requiriendo su testimonio por este aniversario de la inundación del 2 de abril que todavía tiene la herida abierta, entre otras, de averiguar cómo, las circunstancias y la cantidad final de víctimas fatales que produjo ese suceso. Usted hizo mucho en esta lucha por la verdad; queremos saber en qué situación está la causa para que alguna vez sepamos cuánta gente perdió la vida en esos días, a causa de la inundación.
Juez Arias: Yo he dictado sentencia ya hace un año (http://bit.ly/1HE85i1) en la causa en donde se determinó la existencia de 89 víctimas fatales. Ahí consignamos también la existencia de 16 casos dudosos, no hubo pruebas suficientes para determinar fehacientemente que también eran víctimas pero no descarto que lo sean. Son 89 víctimas comprobadas, lo cual no excluye que pueda haber otras que no fueron denunciadas oportunamente o de las que no ha habido pruebas suficientes para incorporarlas al listado.
M: Una de las cuestiones que también causó muchísima preocupación fue todo lo hallado a partir de las irregularidades que se encontraron en las investigaciones que usted llevó adelante en la morgue policial del cementerio de nuestra ciudad. O sea que sobre llovido mojado, si se me permite la expresión, nos encontramos con un modus operandi bastante tenebroso. También se reclama que la justicia y los órganos pertinentes intervengan allí.
A: Sí, efectivamente. Yo dicté una orden judicial para ingresar a la morgue policial. Hubo un delito de desacato por parte de los funcionarios policiales, que no tuvo consecuencia alguna cuando quisimos ingresar a la morgue policial. Luego se montó una escena, el juez Atencio, el Subsecretario Albarracín (del Ministerio de Seguridad), el fiscal Condomí Alcorta y otros funcionarios fueron a la morgue y dijeron que todo estaba bien, que había cuerpos de víctimas de la inundación, que la morgue tenía cuerpos viejos y que allí estaba todo correcto. Pero cuando nosotros entramos con Gendarmería Nacional
-tuvimos que requerir el apoyo de las fuerzas nacionales para ingresar-  lo que encontramos fue un espanto, una situación macabra desde todo punto de vista: desde lo material hasta lo administrativo. Descubrimos la existencia de dos tumbas con la misma identidad, Raúl Jaime Islas. En una se pudo determinar de acuerdo a las pericias que era realmente Raúl Jaime Islas  y la otra persona enterrada bajo la misma identidad todavía no sabemos quién es. Hay un cuerpo en Asesoría Pericial que no se sabe a quién pertenece. Esto es muy grave como maniobra de ocultamiento porque de las personas que son enterradas con doble identidad, el cuerpo de la verdadera recibe la atención de sus familiares y resuelven las diligencias en el cementerio; pero el otro, transcurridos cinco años, se manda al osario común. ¿Qué quiere decir esto?  Que nunca más se puede determinar esa maniobra de ocultamiento. Vamos a suponer que, por ejemplo, Julio López haya sido asesinado y enterrado con otra identidad, como José González. Hay dos tumbas con una identidad falsa de José Gonzalez. De la verdadera los familiares dispondrán del cuerpo pero la otra queda sin resguardo. En cinco años esos huesos van al osario común y se mezcla entre muchos otros y el cuerpo no se encuentra nunca más. Es una situación grave a través de la cual se pueden hacer desaparecer personas y creo que esto no ha sido debidamente dimensionado por todos. Hace poco dictamos una sentencia ( http://bit.ly/1P3N6KX)  obligando al Poder Ejecutivo a que reglamente todas las actividades de la morgue policial. También la Municipalidad de La Plata ha votado una ordenanza, creo que por unanimidad, por la que se obliga al Cementerio a identificar todos los huesos de las personas que van al osario común. Esto ha sido un avance importante, la provincia también está cambiando algunos formularios y dándole seguridad. El problema es que si inscriben una muerte dos veces, es probable que también puedan inscribir un nacimiento dos veces. Esto significa que yo puedo traer un niño de cualquier lugar e inscribirlo con una identidad ya repetida.
Además de todas las condiciones materiales de la morgue: cuerpos descomponiéndose a temperatura ambiente, cuerpos de personas que están en la morgue sin que exista una correlación con una causa penal (para que un cuerpo esté en la morgue tiene que existir una orden judicial), había dos cuerpos en una misma bolsa, otros sin identificar, bolsas con restos de animales, otra que identificaba "restos varios", una situación de caos y desorden lamentable. Por eso dictamos hace muy poco tiempo esta sentencia que tiene un plazo de cumplimiento que todavía no se ha extinguido.
M: Muy bien, nosotros venimos siguiendo este tema a través de su participación, también de la de quien se presentara oportunamente como amicus curiae en aquella causa, hablo de María Soledad Escobar. Es la punta de un iceberg oscuro, muy oscuro. Tras que no era grave ya de por sí lo de la inundación, la complicidad, la desidia, la inacción del antes, del durante y del después; del conjunto de funcionarios de la Municipalidad y de la provincia de Buenos Aires, la inacción también de sectores del Poder Judicial. Siempre dejando en claro que lo suyo es lo Contencioso Administrativo, no lo penal. Estamos hablando del derecho a conocer la verdad que los ciudadanos le exigen al Estado y usted falla en consecuencia. Pero yo leo algo que irrita un poco (http://bit.ly/1y7EQod), porque el fiscal Jorge Paolini, que lleva las actuaciones en la UFI 9 dice que disiente con aquel fallo en el que usted corroboró la existencia de al menos 89 muertes a causa de la inundación; él dice que no, que disiente, que “la vinculación causal entre la muerte y la inundación no se encuentra acreditada con el suficiente grado de probabilidad o certeza requerida en sede penal como para su computación como posible resultado de un delito". Uno recuerda ejemplos tristes. Una persona que estaba con el agua a la cintura y ¿de qué murió? Y, de un paro cardíaco porque se murió de los nervios que tuvo, pero no lo podemos relacionar a la inundación porque no se murió ahogado. Es una locura, doctor Arias.
A: Todos sabemos la complicidad con la que se maneja la Jusitica Penal. Al principio de la causa el juez Atencio me planteó una situación de competencia. La Justicia Penal quería hacerse competente, a pedido del fiscal Condomí Alcorta, para determinar el número de víctimas. Por supuesto que la Suprema Corte de la provincia de Buenos Aires estableció que la competencia era Contenciosa Administrativa, pero el gobierno provincial insistía sobre esa competencia para achicar el número de víctimas mediante un mecanismo muy sencillo: solo se computarían las muertes traumáticas y no las muertes que se producen en los hospitales, por ejemplo. Pido que se abra una causa por averiguación de causales de muerte. La Justicia Penal quería determinar el número de víctimas y la Corte le dijo "esta no es su competencia". Esta no es una situación de ahora, yo vengo denunciando esta situación de impunidad desde hace muchísimos años. La situación de impunidad donde la mayoría de los delitos de función pública de la provincia de Buenos Aires se cometen en la ciudad de La Plata, donde tiene su asiento la mayoría de las autoridades. Hay 15 fiscalías, y no van por sorteo o por turnos, van directamente a una fiscalía particular, que es la de Investigaciones Complejas. Es allí donde está el fiscal Paolini, y nunca se investiga nada. Fíjese usted qué evidente fue el delito cometido por el comisario Pablo Vásquez al no dejarnos entrar en la Morgue policial. La policía está para hacer cumplir las órdenes judiciales, no para levantarse, alzarse en contra de ellas. ¿Cómo haríamos los jueces para cumplir las órdenes judiciales si no fuera por medio de la fuerza pública? Sin embargo la Justicia Penal (el juez Melazo) lo absolvió en un mes. Tampoco tuvo sanciones administrativas por parte del Ministerio de Seguridad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada